17 ene. 2009

A una VÍBORA

Te acercas a mí con intención de morderme. Siempre ha sido así. Tú, agazapada en la entrada, esperando el momento propicio para enseñarme los dientes mientras yo bajo las escaleras pidiendo a Dios que sepa darte una respuesta que no sea indigna de mí. Estoy aprendiendo mucho de tu persona. Me ayudas a trabajar el autodominio más allá de mi capacidad real de contención. Pero todo esto me pasa factura.
Me duele el estómago, pero no se trata de esto. Mi dolor es mucho más profundo: Me duele el corazón. A veces estoy triste mientras otras tantas siento que voy a explotar de la rabia que me da ver cómo actúas impunemente. Pero creo en la justicia divina y puede que algún día tu maldad junto con la de tus secuaces acabe encontrando su justa recompensa.
Yo no espero nada. Tan sólo ansío poder salir de la cueva en la que me veo obligada a vivir, encadenada a las consecuencias que tu egoismo y falta de asertividad me generan.
Pero ahora no estás sola. O no sé, empiezo a preguntarme si lo has estado alguna vez. Me doy cuenta de demasiadas cosas a la vez que la realidad que se presenta ante mis ojos escapa a mi capacidad de comprensión.
No, no puedo comprender lo que está ocurriendo . Me cuesta trabajo hacerme a la idea de que la única explicación posible, la más lógica, a todo lo que está pasando pueda ser real; y lo peor de todo, es que se trate única y sencillamente de dinero.
Hay demasiada maldad rodeándome, demasiadas mentiras, demasiada falsedad.
Ojalá el día que pueda hablar de esto en pasado no tarde tanto en llegar. Me da igual cómo os trate la vida, sólo sé que deseo hacer mi camino como antes, sin toda esta mierda en la que me he visto sumida por amor.

4 comentarios:

  1. "Sencillamente por dinero"? Y eso te extraña? No es el dinero lo que genera más maldad en el mundo,junto con el poder? Creeló!!
    No cambies! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Ya sabemos que "poderoso caballero es don dinero" pero choca ver cómo se le puede dar más importancia que a los vínculos de sangre. Por poderoso que sea, ¿dónde está el amor?
    La respuesta a esta pregunta queda totalmente desierta. Y esto es lo que me parece increíble. El dinero hoy se tiene y mañana quién sabe. Los padres, hijos, etc. son otro cantar, ¿no crees?
    Por cierto, muchas gracias por tu comentario. A diferencia de tu blog, ya ves que el mío es bastante negro... Al menos de momento.
    Con todo, te doy mi más cálida bienvenida.

    ResponderEliminar
  3. Bueno,todos tenemos momentos mejores y peores,como un camino,la vida tiene tramos suaves por los que paseamos serenamente y tramos más rocosos y difíciles de superar,pero,no lo dudes,después de superar las rocas encontrarás la arena y la saborearás con más detenimiento y la sabrás apreciar mejor porque sabrás lo que es no tenerla y te sentirás más fuerte cuando vuelvas a encontrarte con un tramo difícil porque sabrás que puedes superarlo puesto que ya lo has hecho antes.Piensa que siempre llega un momento mejor en el que el sol vuelve a brillar.Espero que el sol brille para ti muy pronto!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Tienes toda la razón del mundo.¡Muchas gracias por tus ánimos! Un abrazo

    ResponderEliminar