16 ene. 2009

Heme aquí, perdida, buscando una pizca de razón a todo cuanto me rodea y me hiere. El alma llevo rota , aunque contenida, domesticada por mi raciocinio... No, no debo llorar; no puedo. Mis ojos delatarían que me resquebrajo por dentro, verían que vale la pena actuar como salvajes para con quien tienen tan cerca... No, no vale la pena. No me serviría de mucho. No me arreglaría nada el llorar. Y, sin embargo, siento tanta impotencia que no hago más que repetirme que no debo cambiar por vosotros. Soy como soy y debo mantenerme en mi línea a pesar de todo. Porque definitivamente sé que esperáis que reaccione a vuestra violencia invisible con algún ataque desnudo al ojo humano. Lo que hacéis no se ve, lo que yo pueda hacer sí se vería y eso no me conviene.
No obstante, sobreviviré. Sé que puedo hacerlo. Sé que el mundo no se acaba en estas cuatro paredes. Debo mantenerme firme, impertérrima a vuestros ataques. Ser sutil pero continuar inocente. Sólo me preocupa no acabar manchándome con vuestra mierda.
No puedo rebajarme, no debo. Saldremos de ésta y no os será todo tan fácil. Vuestras artimañas no serán suficientes para acabar con nosotros. Resistiremos a vuestra maldad, aunque nos cueste lágrimas y dolor. No podréis con nosotros.
Y puede que algún día, aunque posiblemente demasiado tarde, quien más duro ataca quiera volver sobre sus pasos, vacío de bolsillos y roto de dolor.
Hacednos más daño, por favor, para que después, pasados los años, no caigamos en el error de volver a abrir los brazos y ofrecer un techo y pan a quien, dinero en mano, olvida de dónde vino y quién le ayudó. Y todo por una mujer. Todo por una maldita mujer, tal vez la peor. O tal vez no. Quizá siempre fue así y se ha encontrado con la horma de su zapato. Sea como sea, tanta maldad no puede ser que no sea castigada. Dios dirá.


2 comentarios:

  1. Hay mujeres verdaderamente odiosas,manipuladoras,calculadoras y maliciosas, capaces de hacer perder la cabeza a cualquiera,son personas no recomendables,mejor evitarlas.El mundo da muchas vueltas y al final el tiempo suele poner a todos en su lugar,no te desanimes!
    A veces es bueno llorar...
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Desgraciadamente, dos no hacen nada si uno no quiere. Llega un momento en que se te cae la venda de los ojos y te das cuenta de que no es ella sola: Son los dos.
    Bueno, tampoco lo acabas de tener claro. Si la maldad de él viene generada por las manipulaciones de ella, o qué es lo que pasa. Pero cuando se cae sistemáticamente en la mentira para desacreditar a los demás impunemente es porque, o al menos así lo creo yo, ni ellos mismos encuentran razones que justifiquen sus actos. Y los dos son responsables de esas mentiras. Por eso no creo que sea ella sola.
    Además, entre los hombres también hay manipuladores etc. No es algo propio únicamente de la mujer.
    Muchas gracias por tu comentario, me alivia el dolor, de verdad.

    ResponderEliminar