13 ago. 2009

Canciones que llegan al alma, canciones que no dicen nada, canciones, sólo canciones en una solitaria madrugada. ¿Dónde están mis sueños? ¿Dónde mis aspiraciones? El tiempo me ha sumido en una espiral que me arrastra al vacío, pero sigo resistiendo a pesar de todo.
Mi voz ya no parece ser mía. Mis manos carecen de dedos para agarrarme a las ilusiones que otrora tenía. Pero sigo buscando dónde agarrarme, sigo hincando mis pies fuertemente sobre la tierra; esta tierra que me ha visto crecer y que a veces dudo que pueda sostenerme. Pero soy fuerte, y cuando todo esto acabe, dure el tiempo que dure, daré gracias por haber conocido estas personas que me han hecho ver que mi fortaleza reside en la esencia de mi ser.
La vida es cíclica: lo que hoy das, mañana lo recibes de vuelta. Da igual cuál sea el resultado final de nuestra situación, todos acabamos recogiendo conforme hemos sembrado. El río, tarde o temprano, volverá a su cauce y podremos gozar de otra situación, mucho más alentadora y feliz que la que actualmente estamos viviendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada